¿Qué hacen los penados en Benidorm?

Desde enero hasta hoy, 50 personas han pasado por el Ayuntamiento para conmutar penas con trabajos para la comunidad

En 2004, el Ayuntamiento de Benidorm comenzó a colaborar con el Ministerio de Interior para que los penados pudieran cumplir con trabajos en beneficio de la comunidad para conmutar sus penas en el municipio. No fue, ni es, la única institución que colabora para que esto pueda realizarse, aunque sí la que asume la mayor parte de la demanda, con mejor eficiencia “desde hace un año, cubriendo las disfunciones que se estaban produciendo”, según afirmaron desde los Servicios Penitenciarios de Alicante, que explicaron además que en parte puede deberse a que desde 2009 el coste del alta y cobertura en la Seguridad Social ya no corre a cargo de los consistorios sino del Ministerio de Interior.

“Los trabajos se adecúan a la experiencia profesional del penado”

A fecha de hoy, según confirmó la Administración penitenciaria, “no está prescribiendo la ejecución de estos trabajos en Benidorm”, pese a la demanda. Y es que el endurecimiento de las penas en materia de Seguridad Vial hace que haya cambiado el perfil y el número de condenados. “Cualquiera de nosotros puede verse sin carné si coge el coche después de haber bebido alcohol tras una celebración”, recordaron.
En Benidorm estos trabajos se hacen a través del departamento de Bienestar Social. Su directora, Mercedes Moreno, explicó que los trámites arrancan después de que el penado acepte ante el juez cumplir la condena ante el juez, y Alicante notifique a Benidorm que prefiere hacerlos en la localidad. Tras este paso, se fija en una entrevista lugar y horario “para que no tengan que abandonar su trabajo”, y en “el caso de penas leves de Violencia de Género no trabajen en el centro donde se atiende a la víctima”. Después se inicia el cumplimiento. En 2010, a día de hoy, el Ayuntamiento ha tramitado 50 notificaciones.
¿Y qué hacen estas personas? “Unas pintan despachos, montan salas, arreglan el sótano, cargan ropa, hacen pequeñas reparaciones…”. Otras, derivadas a Servicios Técnicos, limpian barrancos y caminos rurales. Y otras, con una formación cualificada, trabajan como auxiliar de apoyo en comedores de la Escuela de Verano, en el propio centro Llorca Llinares, o ayudan ancianos en otros puntos de la ciudad. Tras cumplir su pena, en la mayoría de los casos no vuelven a verlos. “Aunque algunos se ofrecen a echar una mano cuando se lo pidan”, declaró Moreno.
Además, con los Servicios Penitenciarios de Alicante colaboran también otras asociaciones (Cruz Roja, Protectora de Animales de Benidorm, Emaus, Cáritas, etc). Y desde que se aprobaron los cursos de Seguridad Vial para conmutar las penas, denominados Taseval, la Administración penitenciaria cuenta con más recursos para que todo condenado que lo desee pueda hacerlos en Alicante “donde el transporte público es más amplio, dado que no pueden conducir por la retirada del carné”. En un mes pasan por esos cursos 530 personas de toda la provincia.

¿Y qué hacen estas personas? “Unas pintan despachos, montan salas, arreglan el sótano, cargan ropa, hacen pequeñas reparaciones…”

De momento en Benidorm estos cursos no están disponibles, aunque puede que esto cambie a corto plazo. El IV Concurso de Ideas Emprendedoras de Jeturbe de este año concedió el accésit al proyecto de mayor responsabilidad social a un policía local, Justo López, por un proyecto sobre cómo implantar esos talleres en el municipio. El documento ya está en la Concejalía de Bienestar Social

Raquel López