“Si el PSOE o el PP hacen lo mismo que los nacionalistas no vamos a apoyarles”

Entrevista a Mikel Buesa, candidato por UPyD a las elecciones al Parlamento Vasco

Mikel Buesa, uno de los fundadores de UPyD y candidato a las elecciones al Parlamento vasco, estuvo en Benidorm haciendo campaña y exponiendo su programa electoral, que busca un cambio. Un cambio necesario porque “este Gobierno vasco ha amparado al terrorismo, al igual que la Iglesia, y ha coadyuvado sus actividades proporcionando medios financieros al entorno de ETA, recibiendo un promedio en los últimos cinco años de un millón de euros”. Buesa paseó por Benidorm “un nuevo estilo para que florezcan las libertades públicas”.

-. ¿Por qué ha elegido Benidorm para pasar una jornada de su campaña electoral?

-. Benidorm tiene una conexión estrecha con el País Vasco, porque hay muchos vascos que vienen a Benidorm de vacaciones o que tienen apartamentos aquí desde hace años. Fuera del País Vasco se ha hecho campaña en Benidorm, Londres y Buenos Aires.

-. ¿Las elecciones van a ser tan reñidas para tener que buscar votos en Benidorm?

-. El electorado vasco es muy fragmentado, hay muchas opciones. En cualquier otro lugar de España no hay más de 3 ó 4 opciones, pero en el País Vasco no ocurre así, entonces junto con la singularidad del sistema político autonómico, que hace que cada una de las tres provincias tenga la misma representación en el Parlamento, aunque no sea proporcional a la población. Esta fragmentación produce combinaciones que suelen formar gobiernos en coalición.

-. ¿No es atrevido presentarse a unas elecciones donde viene gobernando desde hace lustros el mismo partido?

-. Sí, pero atreverse es posible y con resultados. En España somos el primer partido que rompe el oligopolio político. Todas las encuestas nos dan un ascenso en los apoyos de la opinión pública y esto nos lleva a la conclusión de que esta cultura del oligopolio la podemos cambiar en las comunidades autónomas.

Los pactos de gobierno

-. ¿Debería gobernar el partido más votado?

-. Como principio general nos parece razonable, pero no tanto en las autonomías en las que las opciones de representación son muy variadas, de distintos bloques de opinión, como el nacionalista, el constitucionalista o los que no propician el nacionalismo. En esta situación, aunque no permitamos que la opción más votada no gobierne, es algo razonable. Nuestro apoyo irá para que no gobierne el nacionalismo, pero no lo daremos gratis, porque queremos una ruptura en el estilo de gobierno del País Vasco. Vamos a votar en contra de cualquier forma que propicie un gobierno nacionalista, propiciaremos una fórmula que desaloje al nacionalismo si su política va a ser distinta de los nacionalistas. Si el PSOE o el PP hacen lo mismo que los nacionalistas no vamos a apoyarles, queremos cambios radicales. El País Vasco sólo va a cambiar si la política da un giro radical, es decir, tendrán nuestro apoyo si la primera medida es instar al Gobierno central a que disuelva los Ayuntamiento gobernados por ANV.

-. ¿El único partido con el que no pactarían sería el PNV?

-. Tampoco con EA, ni con Aralar, ni con Izquierda Unida, que se ha convertido en más nacionalista que los nacionalistas. Con el PP podríamos pactar, también con el PSOE, pero siempre supeditado a que se acepte en la acción de Gobierno aspectos esenciales para el cambio del estilo político.

-. ¿Cómo explicar al ciudadano vasco que para que exista un reparto justo desde el Gobierno central, el País Vasco tendría que recibir menos aportaciones del Estado?

-. El País Vasco debe cumplir con los requisitos constitucionales, porque no tiene que haber privilegios y hay que ser solidario con el resto de los españoles. El País vasco tiene privilegios y no tiene ningún mecanismo de solidaridad y es una anomalía que hay que corregir, porque los ciudadanos no se benefician de esos privilegios: esos 2.000 euros por ciudadano no van a mejorar los servicios públicos, sino a financiar el clientelismo nacionalista. El País Vasco ha pasado de tener uno de los mejores servicios sanitarios públicos a tener uno de los peores, porque entre Sanitas y el Igualatorio Médico Quirúrgico tienen 2.100.000 de afiliados en una población de 2.200.000 ciudadanos vascos. Lo que no está bien es que los vascos tengan que pagar dos veces por el mismo servicio.

-. Como responsable del área económica del partido, si UPyD asume tareas de gobierno ¿tiene previsto llevar a cabo algún plan para paliar la crisis actual?

-. Los márgenes de un gobierno autonómico para paliar la crisis son relativamente pequeños. En el caso del País Vasco no obstante, hay márgenes para una actuación intensa en cuanto a inversiones en infraestructuras y este es un ejemplo de cómo se gasta mal el dinero público. El transporte ferroviario no está en los estándares aceptables por ejemplo en Madrid, hay margen para mejorar las inversiones en infraestructuras, que producen efectos positivos sobre la productividad del sector privado de la economía. El Gobierno Vasco dispone de 900 millones para infraestructuras, pero se gasta 3.000 millones en subvencionar a los chiringuitos nacionalistas.

“Nuestro apoyo irá para que no gobierne el nacionalismo, pero no lo daremos gratis, porque queremos una ruptura en el estilo de gobierno del País Vasco”

“El Gobierno Vasco dispone de 900 millones para infraestructuras, pero se gasta 3.000 millones en subvencionar a los chiringuitos nacionalistas”

“El País Vasco sólo va a cambiar si la política da un giro radical, es decir, tendrán nuestro apoyo quienes cuya primera medida sea instar al Gobierno central a que disuelva los Ayuntamiento gobernados por ANV”