Benidorm, acuciado por las obras

 

La ciudad se prepara para el aluvión de proyectos y mejoras del Plan E del Gobierno central, mientras prosiguen el resto de actuaciones del Consell y la DiputaciónBenidorm, ciudad en obras. Este podría ser perfectamente el lema de la ciudad en lo que queda de 2009, puesto que a las obras que van a comenzarse a finales de abril a causa del Plan E del Gobierno central, hay que sumar las restantes del Consell y de la Diputación, que todavía no han concluido. Además, antes del verano podrían iniciarse las del Plan Camps, por lo que media localidad va a estar inmersa entre el pico y la pala. Un lavado de cara al municipio de consideración, pero que podría no gustar a los comerciantes, azotados por una crisis que mengua sus ingresos y que puede verse acentuada por las zanjas abiertas en uno y otro confín de Benidorm.

Son dos las obras que acaparan la mirada de los viandantes por estar en el centro, la de la Alameda y la de la calle Gambo, esta con subvención de la Diputación. La primera tiene unos 50 días de trabajo a causa de los parones festivos y se halla a casi un 50% de la pavimentación final, los servicios ya están instalados puesto que sólo falta una línea de gas por acometer. La obra en un mes estará acabada, según el concejal de Urbanismo, el popular José Ramón González de Zárate. La Alameda va a ser peatonal un 100%, porque “estamos valorando que sea así y mantener el tráfico por la calle Carmela Martínez”, explicó el edil. En cuanto a la calle Gambo, a finales de mayo podría estar acabada según José Ramón González. Uno de los problemas que ha tenido la obra ha sido el granito empleado, de 12 cm., que dificulta su instalación en la calle, pero que es el ideal para evitar problemas con el paso de camiones de carga y descarga. No obstante, Urbanismo se plantea cerrar al tráfico la calle.

Un Paseo al 80%

Las obras que acomete el Consell son las del Centro Cultural, cuya estructura podría estar en junio ya visible para el viandante y que no va a parar en verano, y la del Paseo de Poniente. Un Paseo que está al 80% de la obra, según el concejal de Urbanismo, que podría estar acabado en junio de 2010 y que tras la Semana Santa se empezará con la jardinería y el arbolado. El Paseo, de 1.300 metros de longitud y obra del arquitecto catalán Carlos Ferrater, va a tener un suelo de seis colores a modo de arco iris, verde claro, amarillo, naranja, rojo, rosa y azul, y una barandilla, que ya ha comenzado a instalarse, metálica y ligera, aunque sin la personalidad del balaustre blanco anterior. De igual modo, se han ampliado las 7 entradas a la playa a 14, siendo 4 de ellas con rampa para minusválidos.

La única obra municipal en desarrollo es la del aparcamiento de Tomás Ortuño, cuatro plantas subterráneas que estarán acabadas en Navidad, según el edil de Urbanismo. De hecho, está a punto de empezar la estructura de las plantas. Según José Ramón González de Zárate “de momento, no ha habido contratiempos salvo pequeñas grietas en viviendas, que se han controlado y arreglado, y los comerciantes están contentos porque las aceras no se han tocado; el ritmo de obra es bueno”.

Plan E

El Plan E del Gobierno central, cuyas obras tienen que estar finalizadas a 31 de diciembre de 2009, comprende en Benidorm la reforma de la Plaza España, la extensión administrativa de Els Tolls, la urbanización en la calle Italia para el futuro centro de salud de Els Tolls (364.874 euros), la mejora de la accesibilidad y aparcamiento en la Colonia Madrid, la mejora de la accesibilidad en la avenida Montbenidorm cuya remodelación concluirá después de verano (432.575 euros), la peatonalización casco antiguo (356.045 euros), el acondicionamiento de infraestructuras en el parque urbano del Rincón de Loix (554.775 euros), la adecuación y mejora de la glorieta de la intersección de la avenida Europa con avenida Comunidad Valenciana (595.007 euros), la adecuación y mejora de la primera glorieta salida autopista AP7 a Benidorm y el Centro Municipal El Torrejó, cuya obra no parará en verano.

Finalmente, el Estado aporta 2’7 millones para la obra del barrio de El Calvari, que es la obra más problemática de las sufragadas con dinero del Estado. Doce calles de la zona verán renovadas todos los servicios subterráneos y la red pluvial. Hay que actuar en todas las calles a la vez y no parar ni siquiera en verano para poder acabar la obra a fin de año. Este será el campo de batalla de Urbanismo con los comerciantes, quienes ya han comenzado el diálogo.

Urbanismo pretende que la Alameda sea totalmente peatonal