Benidorm quiere ser ‘ecológica’ e ‘inteligente’

smart benidorm

Benidorm, o al menos su Corporación, está decidida a que la ciudad sea cada vez más ecológica y, además, a formar parte del selecto grupo de “ciudades inteligentes” que puede analizar todo lo que afecta a su tráfico, seguridad y uso y gestión sostenible del agua a través de los dispositivos que permiten las nuevas tecnologías.

En el primer caso se ha dado un empujón a las políticas ecológicas tras aprobarse de forma unánime una modificación inicial de la ordenanza fiscal número 3 para bonificar el 75% del Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM) a los vehículos eléctricos e híbridos. Además, durante el periodo de exposición pública, se estudiará la viabilidad legal de que esta bonificación llegue al 100% durante los tres primeros años (actualmente ya gozan de esa bonificación permanente los considerados vehículos “históricos” con más de 25 años).

En concreto la nueva ordenanza establecerá rebajas de la cuota del impuesto para titulares de vehículos en función de la clase de carburante que empleen, combustión del mismo y características de la energía utilizada para el funcionamiento de motores que  tengan en el ambiente una nula incidencia contaminante. Así, los vehículos eléctricos, de pilas de combustible o de emisiones directas nulas, tendrán una bonificación del 75%, al igual que los bimodales o híbridos (motor eléctrico-gasolina, eléctrico-díesel o eléctrico-gas) que estén homologados de fabrica, incorporando dispositivos catalizadores, adecuados a
su clase y modelo, que minimicen las emisiones contaminantes.

También se aprobó solicitar a la Diputación de Alicante ser incluidos en el Plan Provincial de Ahorro Energético de 2016 para hacer que el alumbrado público sea más eficiente, para adaptar al gas natural las calderas de edificios municipales, y para poder comprar un vehículo eléctrico.

En cuanto a convertir Benidorm en una Ciudad inteligente, todos los grupos aprobaron pedir al Ministerio de Industria, Energía y Turismo ayudas para desarrollar un proyecto que convierta al municipio en destino inteligente, “smart city”. El proyecto permitirá obtener información de varias fuentes para conocer hábitos y comportamiento de los turistas, la evolución de la oferta y demanda turística, el consumo de los turistas, la afluencia de los turistas en determinadas zonas de la ciudad, etc. Por último se aprobó continuar las gestiones con Conselleria para que se instale en Benidorm un parque tecnológico.