Ciudadanos quiere combatir el turismo de borrachera con una ordenanza de convivencia

El grupo municipal Ciudadanos (C’s) lleva al próximo pleno una moción instando a la redacción de una ordenanza cívica que, entre otras cuestiones, ponga freno al auge del ‘turismo de borrachera’ que se está produciendo en Benidorm.

El portavoz de C’s, Rafa Gasent, explicó que “esta nueva ordenanza busca aglutinar las leyes y normativas que hay dispersas en este ámbito para conseguir tres objetivos: prevenir determinados comportamientos, concienciar e informar sobre la ilegalidad de los mismos y combatirlos”. Gasent manifestó que “desde la Policía local nos han remitido un informe a la moción diciendo que los problemas que nombramos están reglamentados y sancionados en leyes autonómicas, nacionales y nomas municipales, pero están tan repartidas que generan confusión y necesitan un documento único donde poder ser revisadas”. Por ello, considera “ese argumento un sin sentido y vamos a llevar la moción para su debate en el pleno, porque la gente necesita entender y saber que lo que está haciendo no es legal y está dañando la imagen de Benidorm”.

El portavoz de C’s defendió “la necesidad de aglutinar todos esos puntos en una ordenanza a la que los ciudadanos podamos acogernos y dirigirnos de una forma rápida, que sea divulgada para su conocimiento por parte de los turistas y de los empresarios que están explotando este tipo de ‘turismo de borrachera’”. Un turismo, según añadió, “que puede destruir la marca del destino y que desde hace un año ya se intenta combatir desde el sector privado alargando los paquetes de estancias y aplicando clausulas contra clientes conflictivos”.

El concejal Juan Balastegui recordó al respecto que “hasta hace tres años los comportamientos conflictivos se localizaban en la denominada zona ‘guiri’, donde lamentablemente los problemas se han incrementado, pero ahora se está trasladando a la playa de Levante”. Según Balastegui, “estamos dejando en manos de este tipo de gente la imagen de nuestro destino” y alertó que los establecimientos de primera línea están cambiando para ser bares donde ofertar fiestas a todas horas como en la zona británica.

“Antes de la avenida Europa al Rincón había cafeterías y bares sin apenas ruido y luego había una zona nocturna desde la avenida Europa hacia el centro con discotecas y pubs que más o menos estaba controlado. Lo que está pasando es que ahora en toda la playa están ofreciendo fiestas que empiezan a las doce de la mañana y continúan hasta la noche creando numerosos problemas”, explicó el regidor. Como ejemplo, mostró ofertas que están lanzando empresas para organizar fiestas y sesiones de DJ a las cuatro de la tarde o viajes relámpagos Madrid-Benidorm, para adolescentes a partir de 16 años, para venir a pasar a la ciudad su fiesta de fin de curso.

Por último, los concejales de C’s informaron que han trasladado a la Concejalía de Seguridad Ciudadana todas sus preocupaciones sobre la seguridad y este tipo de turismo de borrachera en la ciudad y que saben que están trabajando para buscar soluciones.