El experto comenta – “LAS AYUDAS SON POCAS, MÁS ESTANDO EN CRISIS”

JESÚS CARROBLES «CHULE»

Presidente Comisión de Fiestas Patronales 2010

Durante años fue coordinador de la Concejalía de Fiestas del Ayuntamiento, velando por colaborar y dirigir aquellas necesidades que los mayorales reclamaban para la organización de sus actos. Desde hace un año, Jesús Carrobles, «Chule», como todos le conocen en la ciudad, ha trabajado desde el otro bando: La Comisión de Fiestas Patronales de Benidorm. Como presidente de la entidad festera reconoce que su visión sobre la organización de los festejos ha cambiado. «Desde fuera recibes las peticiones de los mayorales e intentas dar las ayudas y supervisión de todo aquello que necesitan para que las fiestas salgan lo mejor posible (sobre todo referente a seguridad, iluminación, etc.). Desde dentro el tema es mucho más complicado. Estás más implicado en organizar actos que gusten a los demás y que contribuyan a recaudar fondos para la fiesta. Entiendes y sufres la necesidad económica que tienen los mayorales, pues lo cierto es que las ayudas son pocas si se compara con el presupuesto total de la fiesta. Este año el presupuesto ronda los 400.000 euros, y hemos recibido del Ayuntamiento 180.000. Por supuesto el Ayuntamiento nos da otras ayudas, como las luces y el trabajo de los Servicios Técnicos, pero no merma el agobio que supone para cualquier festero poder recaudar el dinero suficiente para hacer unas buenas fiestas, y menos en estos momentos, en que debido a la crisis se consiguen muchas menos ayudas de las empresas. Por otra parte, el volumen de trabajo que he tenido como presidente, no es comparable al que hacía en el Ayuntamiento para la Concejalía de Fiestas. El trabajo de un mayoral es mucho mayor». Este año esa labor ha sido aupada también desde la Associació de Penyes Verge del Sofratge. Tras años de polémicas entre ambas entidades, Carrobles reconoció que «la relación ha sido magnífica, y es como debería ser siempre, pues son dos entidades que trabajan por lo mismo».
Quizá por ello cuando se le pregunta qué ha ganado la fiesta en estos años apunta directamente a las peñas. «Las fiestas patronales son eminentemente religiosas, y a pesar de la gran cantidad de actos que tienen, había un hueco, en la noche, que el mayoral no cubría por estar saturado, y es el hueco que han ocupado las peñas complementando la fiesta». En contraposición, considera que «lo que ha perdido la fiesta es la intimidad de la familia, el poder salir todos juntos a las misas, las procesiones, los actos más formales, pues ahora muchos jóvenes se centran en la fiesta de la noche».