El incendio de Sierra Helada evidencia la necesidad de aumentar la prevención

La quema de unas 4 hectáreas de arbustos y pinos en la ladera del parque natural obliga a desalojar a 250 personas de sus casas y un parque acuático

El reciente incendio de unas 4 hectáreas del parque natural Sierra Helada evidencia la necesidad de intensificar las labores de prevención y de vigilancia no sólo de la zona del parque natural y arbolado limítrofe, sino de cualquier otra zona de arbolado municipal. El verano es la época preferida por el fuego para campar a sus anchas en las zonas verdes y de arbolado, algo que sólo se puede evitar con la prevención, la limpieza y la vigilancia, medidas que deben intensificarse en estío, independientemente del estado de alerta autonómica. En Benidorm, estas labores las suele efectuar el Voluntariado Ambiental, que no ha podido evitar esta mala noticia, la de perder una emblemática zona verde para los próximos años.

Si bien el viento obligó a desalojar el parque acuático de la zona, con el consecuente impacto negativo en los visitantes, la actuación de los medios públicos logró controlar el incendio en apenas unas horas. El fuego tenía en un principio unos 50 metros de longitud a lo ancho del monte, pero el fuerte viento de levante hacía peligrar su propagación hacia diferentes urbanizaciones de la zona. La Policía Local desalojó 45 viviendas situadas en las inmediaciones de la zona afectada y que pertenecían a la urbanización “Benidorm I y II”, desalojándose aproximadamente 250 personas.

Tras las labores de extinción del fuego, el siguiente paso es la recuperación de la superficie quemada. Primero debe haber un desarrollo natural de la cobertura y biomasa similares a las calcinadas, pero si el daño es irreversible, será necesaria la intervención humana con reforestaciones. Las zonas de pendiente complican aún más la recuperación natural del terreno, porque los nutrientes presentes en las cenizas son arrastrados por el agua y el viento. Las lluvias intensas, que puedan producirse, favorecen la erosión directa del suelo, lo que supone una peor regeneración del terreno y un mayor arrastre de las cenizas, algo que podría producirse en el parque natural.

Medios desplegados

Hasta el lugar se desplazaron todas las unidades de servicio de la Policía Local, integrada en esos momentos por 25 miembros, así como unidades de las Policías Nacional y Autonómica y una unidad del servicio fiscal de la Guardia Civil, con el fin de averiguar las causas del mismo. En la extinción del incendio participaron medios aéreos de la Generalitat Valenciana, 2 hidroaviones y 2 helicópteros, diferentes unidades del Consorcio Provincial de Bomberos, así como la Unidad de Mando Jefatura, dos vehículos forestales y una nodriza, las Brigadas Rurales de Emergencia de Parcent, Benimantell y Xixona, dos vehículos autobomba de Callosa y Parcent. Dentro del dispositivo de prevención, también se han desplazado hasta el lugar diversas unidades de Cruz Roja, brigadas de servicios de empresas concesionarias como Iberdrola, FCC, Aquagest, así como miembros de Protección Civil, del Voluntariado Medio Ambiental de Benidorm y del Parque Natural de Sierra Helada.

Las labores de vigilancia y prevención del Voluntariado Ambiental no han podido evitar la pérdida de una emblemática zona verde del municipio

Los parados que cobran subsidio podrían dedicar una parte de su tiempo a labores de limpieza de montes y evitarían desastes como el del miércoles