La gestión del Palau de Esports volverá a ser municipal pero no su piscina

Foto de El Mirador

El gimnasio del Palau d’Esports l’Illa de Benidorm volverá a ser gestionado directamente por el Ayuntamiento, que además volverá a conceder a otra empresa el mantenimiento de su piscina cubierta. Así lo ha confirmado hoy la concejal de gobierno Lourdes Caselles, quien ha informado que el Consistorio puede rescatar la concesión a la empresa ahora que cuentan con el visto bueno del Consell Jurídic Consultiu, que refrenda los argumentos municipales sobre los reiterados incumplimientos de la empresa.

Caselles ha explicado que este dictamen del CJC era el último trámite que quedaba pendiente, porque ya se han resuelto las alegaciones presentadas por el concesionario y se han emitido todos los informes pertinentes.

Intentar rescatar la gestión de la piscina es una medida aprobada en la anterior legislatura por unanimidad, dado que entre los incumplimientos de la empresa figuran el impago del canon al Ayuntamiento y de las nóminas de los trabajadores, la falta de mantenimiento de las instalaciones, ocasionando graves problemas en el recinto, o el no haber ejecutado en tiempo y forma las obras de mejora a las que estaba obligado por contrato.

Además de la resolución definitiva del contrato, el acuerdo que irá a pleno recoge también “la incautación de la garantía definitiva” entregada en su día por la empresa y “la creación de una comisión técnica en la que van a estar presentes miembros de los departamentos de Deportes, Sanidad, Tesorería, Contratación e Ingeniería”.

Esta comisión será la que diga  el “qué grado de municipalización puede asumir el Ayuntamiento”, adelantando que “todo indica que el mantenimiento de las instalaciones de la piscina deberá externalizase, ya que el Ayuntamiento carece del personal especializado en esta materia”. Aun así, la edil de Deportes ha adelantado que en cuanto la empresa abandone el Palau, los servicios de la piscina y el gimnasio se prestarán con personal municipal para que “el servicio y los usuarios no se vean afectados” por este cambio en la gestión.

También ha asegurado que el departamento de Sanidad está realizando un control exhaustivo varias veces por semana para garantizar la salubridad de las instalaciones, que se encuentran “en perfectas condiciones sanitarias”, en alusión a la denuncia hecha pública esta misma semana por Ciudadanos, advirtiendo de los elevados índices de cloro que hay en las duchas que están abiertas, y poniendo de manifiesto que todavía hoy, meses después del brote de legionella, siguen cerrados por motivos sanitarios la mitad de los vestuarios así como se han inutilizado las fuentes.