LA MIRADA CAPCIOSA

• Los comerciantes van a desempeñar el papel de “mosca cojonera” de las obras, sobre todo las del Calvari, puesto que son los más interesados en fiscalizar la ejecución de las mismas y en que los plazos se cumplan a rajatabla. Su economía está en juego. AICO tiene una ocasión inmejorable para dar sentido a sus siglas.

• La avenida del Mediterráneo es la gran perjudicada. Lo que era uno de los proyectos prioritarios para el equipo de Gobierno popular, al que sólo le faltaba la financiación, ha quedado en el cajón del olvido una vez más a pesar de la lluvia de millones en inversiones. La quilla del municipio queda orillada, por muchos años.