La moción de censura, 30 días después

Los portavoces de los dos grupos municipales chequean un mes de trabajo del Gobierno local

“Desconcierto absoluto”

El concejal del PP en la oposición, Toni Pérez, ha valorado negativamente el mes de nuevo gobierno que Benidorm ha vivido: “Ha sido un mes de desconcierto absoluto por parte de quienes deberían liderar la nueva mayoría, que son Navarro y Bañuls; un tiempo que ha servido además para que salgan a la luz los compromisos de los ex ediles socialistas respecto al tránsfuga Bañuls y todo ello haciendo oídos sordos, en unos casos a lo que dice la ley, en otros casos a lo que dicta la moral y la ética”.

Para el regidor benidormense, “después de consumar la moción de censura, la nueva mayoría está teniendo que tomarle el pulso al Ayuntamiento y a la ciudad no sin demasiado éxito y eso ha hecho que el desgobierno y la parálisis, que nunca existieron en Benidorm antes del 22 de septiembre, haya sido la nota predominante de la acción de esa nueva mayoría”. Para Pérez, “lo evidente es que ninguno de los trece tránsfugas pensó en el día 23 y posteriores” y es que el nuevo gobierno local “está viviendo de herencias y mientras les dure la herencia Benidorm irá bien, porque el PP hizo mucho trabajo y bien, proyectó e inició muchos proyectos para la ciudad y sólo con limitarse a culminarlos y cortar las cintas tienen bastante para aparentar que trabajan. Pero la sociedad siempre ha sido muy dinámica y si mientras se acaban estos proyectos no se lanzan nuevos, llegará un momento en que estos señores no tendrán nada que ofrecer”.

Finalmente, Pérez remitió al discurso del alcalde del 9 d’octubre para afirmar que “si Benidorm funcionaba tan bien que la ciudad era líder en cuanto a oferta y calidad de los servicios municipales, ¿por qué Navarro primero mintió y por qué finalmente firmó la moción de censura?”.

“El cambio real”

La portavoz del equipo de Gobierno, Natalia Guijarro, ha incidido en que en Benidorm se ha producido un cambio que los vecinos ya han notado: “Desde que el pasado día 22 culminó el cambio de gobierno en Benidorm después de 18 años consecutivos de gobierno del Partido Popular, la ciudadanía ya ha notado el cambio. El Ayuntamiento ha abierto sus puertas a los ciudadanos frente a la opacidad de la administración anterior; los pagos a proveedores siguen un orden lógico en su ejecución frente a la anarquía practicada por los gobernantes populares; y desde el Ayuntamiento se practica una política de acercamiento a los ciudadanos como nunca se había conocido en la vida municipal de la población. En definitiva, el cambio funciona”.

En palabras de Guijarro, se ha conseguido que desde la Concejalía de Escena Urbana se solventen “en menos de 48 horas las reivindicaciones ciudadanas cuando algo falla en la ciudad, en las pequeñas cosas que durante la última época han afeado y degradado nuestro principal valor como municipio turístico: la imagen”. Si en el área de Fiestas se ha logrado “la armonía con un colectivo del que el anterior equipo de gobierno se había distanciado”, en Comercio “se han desbloqueado convenios con el sector que dormían el sueño de los justos en el cajón de algún departamento municipal”. Si en Cultura, “Benidorm respira otro aire lejos de las alharacas y la venta de humo a la que los anteriores gestores municipales se habían acostumbrado”, en Urbanismo “comienza a ponerse orden a una gestión caótica que acabó paralizando el desarrollo del municipio”. Para la portavoz municipal, “el empresariado y las organizaciones sindicales han vuelto a encontrarse con una administración dialogante y dispuesta a llegar acuerdos. Y esto en menos de un mes”.