policia_benidorm

La Policía Nacional desarticula en Benidorm una trama que “arreglaba” la residencia a extranjeros con falsos contratos de trabajo

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un conocido abogado de Benidorm, dos empresarios y 16 personas extranjeras dedicadas a la regularización de residencia en España a través de contratos de trabajo falsos.

La investigación se inició el pasado mes de enero al tener sospechas que varios ciudadanos extranjeros, a los que se les había incoado un expediente de expulsión del territorio nacional por infracción a la Ley de Extranjería, habían regularizado su situación en España a través de un contrato de trabajo, todos ellos en una misma empresa.

Las primeras pesquisas policiales determinaron que varias personas habían contratado los servicios de un letrado de Benidorm para regularizar su situación administrativa en España, sin embargo en vez de valerse de los procedimientos reconocidos en derecho, les proponía regularizar su situación a través de una empresa de la localidad y un contrato de trabajo falso, previo pago de 350 euros inicialmente y pagos periódicos de 360 euros durante unos seis meses aproximadamente con el fin de sufragar su propia seguridad social.

Posteriormente los agentes localizaron la empresa e investigaron a las personas extranjeras que se encontraban dadas de alta, descubriendo efectivamente que dos mujeres que habían estado detenidas con anterioridad por estancia ilegal, habían regularizado su situación mediante la presentación de ese contrato de trabajo.

Paralelamente se comprobó que la pareja de una de ellas, que también había sido detenida en las mismas circunstancias, había regularizado su situación administrativa mediante un contrato de trabajo en una empresa en la localidad de Calpe, llamando la atención de los agentes que la misma se encontraba cerrada y sin actividad comercial desde varios meses atrás.

Los agentes  verificaron que ninguno de los investigados acudía a su centro de trabajo a cumplir con sus obligaciones y que los dos habían sido asistidos en los trámites policiales por el mismo letrado encartado en la investigación, procediendo a la detención de tres empleados por un delito de falsedad documental.

Tras verificar su participación en los hechos y figurar como gestor de las empresas investigadas los agentes procedieron a la detención del abogado y al registro de su despacho profesional, interviniendo multitud de documentos, lo que llevó a la detención también de los dos empresarios.

A todos ellos se les imputa un delito de falsedad documental, favorecimiento a la inmigración irregular y fraude a la Seguridad Social.

 

En una segunda fase de la investigación, los agentes  averiguaron que  trece personas más habían utilizado a la misma mercantil para regularizar su situación  administrativa y al igual que los primeros investigados nunca ejercieron su actividad profesional.

Paralelamente se comprobó que diez de ellos habían solicitado una prestación por desempleo, alcanzando el valor de los subsidios más de

49000 euros, siendo detenidos por fraude a la seguridad social y los otros tres por falsedad documental.