Las empresas que usaban auditorio, plaza de toros o estadio para organizar festivales o conciertos no pagaban las tasas por su uso

El gobierno local cambiará la ordenanza para reducir el precio fijado por hora y así poder cobrar lo que hasta ahora se venía perdonando

Se espera que a partir de ahora la tasa que deben de pagar sirva también para sufragar el coste de las reparaciones que surgen tras la celebración de festivales
Se espera que a partir de ahora la tasa que deben de pagar sirva también para sufragar el coste de las reparaciones que surgen tras la celebración de festivales

Los anteriores gobiernos locales han dejado de cobrar miles de euros al no aplicar la ordenanza municipal de tributos a las empresas que organizaban actuaciones o eventos en el estadio de fútbol, plaza de toros o auditorio de l’Aigüera. El motivo, según ha expuesto el actual concejal de eventos, José Ramón González de Zárate, se debe a que el precio que estipulaba la ordenanza era de “hasta 200 euros por hora por el uso del campo de fútbol, que multiplicado por 24 horas y por todos los días de montaje y desmontaje que exige un gran concierto o festival, daban como resultado cantidades inasumibles para cualquier empresario”.

Ante ese precio, según ha añadido el edil, los anteriores gobiernos optaron por no cobrar, algo de lo que ha alertado en varias ocasiones el departamento de Tesorería, y que ahora se quiere evitar con una modificación de la ordenanza fiscal número 20 que reduce la cuota que deberán pagar los empresarios por el uso privado del dominio público local, fijando además una cantidad concreta para el campo de fútbol Guillermo Amor, la pista de atletismo de la Ciudad Deportiva, la Plaza de Toros y el Auditorio Julio Iglesias del Parque de L’Aigüera.

Con el cambio de esa normativa, el precio fijado se quedará en 0.50 euros por persona que asista al evento, que sólo se aplicará  a las empresas que organicen eventos con fines lucrativos, no a ONG’s ni asociaciones benéficas. “Entendemos que si las empresas van a obtener un beneficio de la ocupación de esas instalaciones públicas, Benidorm se tiene que beneficiar también; y, por tanto, tiene que ingresar en sus arcas un porcentaje de lo que el promotor privado va a obtener de la actividad que realice en esas instalaciones municipales”, ha puntualizado la edil de Hacienda, Lourdes Caselles.

Se espera que el dinero que ahora sí se cobre pueda reinvertirse en las posibles reparaciones de las instalaciones donde se organicen los festivales.

Además, con anterioridad a la celebración del evento, la organización deberá aportar en forma de aval el 50% de la cantidad que le correspondería pagar de completar el aforo autorizado por la Conselleria. Tras el evento, y en función de los datos reales de venta de entradas, se practicará “una liquidación para regular” la cantidad total. En caso de suspensión, la cantidad adelantada “no sería reembolsable” por “los posibles daños causados a la imagen de Benidorm”.