SEIS MESES DESPUES DEL 22-S

Casi seis meses después del famoso 22-S, cuando Agustín Navarro se proclamó nuevo Alcalde de Benidorm (gracias al tránsfuga Bañuls), mucha era la incertidumbre que volaba sobre esta ciudad con respecto al carisma del nuevo Alcalde, el tiempo parece que está jugando a favor de Agustín Navarro, demostrando en estos meses, por una parte, que le hecha muchas horas a su trabajo, es también muy accesible para los ciudadanos y sobre todo por su preocupación por los temas del día a día de la ciudad.

Buen ejemplo, es la creación de la brigada 900, que esta funcionando muy positivamente, el intento de darle vida al triste y prohibitivo Parque de la Aiguera, con propuestas realizadas por los propios ciudadanos, o con la austeridad percibida en la feria de turismo de Madrid (Fitur) y que personalmente he podido comprobar.
Esto le da a Agustín Navarro una nota alta en la evaluación del primer semestre; pero otra cosa ya distinta, es en el ámbito puramente político, en el que la nota ya baja considerablemente, quizás también, un poco atenazado por la difícil papeleta que tiene con Bañuls, que al fin y a la postre era hasta hace 7 meses un adversario político, y que ahora con los “aires” de teniente alcalde, en muchas ocasiones proclama un poder a los cuatro vientos, que desde luego el pueblo jamas le hubiese dado y que en las próximas elecciones seguramente castigara duramente, si se presenta independientemente, como se rumorea.

Tampoco, le ha ayudado mucho el que alguno de sus concejales, se metan en charcos contra todo lo que dice y hace el PP, y otros también por la casi nula actividad que vienen realizando en sus respectivas concejalías. También hay que decir que hay unos cuantos concejales que si están ejerciendo un trabajo muy digno en estos meses y es justo reconocerlo.

Quizás el gran problema de Agustín Navarro, es la obsesión que tiene con el PP, en muchas ocasiones se olvida que un Alcalde debe saber asumir las criticas de la oposición, olvidarse del pasado, mirar el presente y futuro que es para lo que esta ahí sin tener que recurrir al famoso rodillo por norma general y del que hicieron uso de el, la actual oposición. Hay que tener “talante”, y sacar lo positivo de lo negativo.

Entramos en una etapa preelectoral, con una crisis que no acaba de verse el final, un paro descomunal, dos partidos PSOE y PP enfrentados como en los viejos tiempos y una prensa posicionada cada una en su lugar, esto no deja mucho margen de maniobra a los ciudadanos a la hora de elegir un camino.

En resumen un Agustín Navarro que aguanta contra todo pronóstico, y que abre la herida más profundamente sobre su continuidad como cabeza de lista en las próximas elecciones municipales del 2011. Este verano será clave para su futuro político.

J. Balastegui