Un destino que mantiene la fidelidad del turista madrileño

La relación que existe entre Benidorm y Madrid es socialmente indisoluble. Es una relación que comenzó hace más de medio siglo y que se ha ido estrechando con el paso del tiempo, trascendiendo los límites de las vacaciones para convertirse en un intercambio social y cultural permanente.

Son muchos los madrileños afincados en Benidorm, muchos de ellos desde hace décadas, que han contribuido al progreso de la villa del turismo. Son muchos los madrileños también, que han convertido a Benidorm en su segunda residencia, adquiriendo un apartamento en el que pasar los periodos vacacionales y muchos benidormenses que, fruto de esa relación, eligen Madrid para sus escapadas antes que cualquier otro lugar.

La oferta inmobiliaria de Benidorm es, por tanto, un atractivo importante para los ciudadanos de la Comunidad de Madrid, que comparten con nuestra ciudad un carácter cosmopolita y abierto que congrega una diversidad social y una multiculturalidad muy importantes.